La oposicion venezolana luce debil


ANTONIO MARIA DELGADO

ADELGADO@ELNUEVOHERALD.COM

La oposición venezolana, que amasó considerable fuerza en la víspera de las elecciones presidenciales del año pasado, luce ahora débil y disgregada, en momentos en que sus diputados son presionados por el chavismo —con ofertas de sobornos y amenazas de extorsión— y sus decisiones parecen obedecer más a intereses particulares que a un verdadero deseo de mantener la unidad.

Expertos consultados por El Nuevo Herald indicaron que la oposición venezolana, congregada bajo el paraguas de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), debe ser sometida a una profunda revisión y dejar de lado las maniobras para tratar de beneficiar solo a algunos partidos, con el objetivo de crear un verdadero frente común capaz de hacerle frente al chavismo.

“En este momento no hay una verdadera unidad dentro de la Mesa de la Unidad Democrática. Tienen que rescatarla, urgentemente, con gallardía, con valentía y con coherencia”, advirtió el analista y columnista Orlando Viera-Blanco.

“No se están convocando a todos los factores políticos de la mesa. Tienen que con más horizontalidad buscarse los unos a los otros. Y al no ocurrir eso se está resquebrajando esa comunicación con lo cual también se está resquebrajando la capacidad establecer estrategias unitarias”, añadió.

La plataforma de la oposición, que entró en una profunda depresión después de los resultados de las elecciones presidenciales de octubre, terminó estancándose después de los comicios regionales de diciembre, en medio de la creencia de que no está en condiciones de competir bajo un sistema electoral férreamente controlado por el chavismo.

Y la pérdida de confianza del elector opositor en el liderazgo de la MUD se ha reafirmado ante la percepción de que la organización parece estar más interesada en maniobrar para preservar individuales cuotas de poder, que en luchar abiertamente contra un sistema que imposibilita que sus candidatos puedan competir bajo un sistema justo.

“La oposición, después de las elecciones presidenciales, se ha venido sistemáticamente debilitando. Se debilitó aún más con las regionales y hemos visto cómo hay una oposición que no termina de tomar forma como alternativa”, comentó Diego Moya-Ocampos, analista senior para las Américas de IHS Global Insight.

Algunos líderes de la posición han hablado abiertamente en contra de los grandes retos que las fuerzas democráticas del país tienen por delante, criticando el sistema electoral, denunciando el uso del sistema judicial por parte del chavismo como instrumento de persecución política y cuestionando la legalidad de una presidencia de Hugo Chávez que no tiene al mandatario al frente.

Pero estos dirigentes, entre los que se encuentra el ex embajador en las Naciones Unidas Diego Arria y la diputada María Corina Machado son vistos por la MUD como extremistas y sus planteamientos son ignorados.

La renuencia a incorporar a todos los actores a conformar un frente común es uno de los elementos que merma la capacidad de acción de la MUD, comentó Moya-Ocampos.

“La Mesa de la Unidad Democrática sigue siendo la coalición más representativa de partidos políticos de la oposición, pero estamos viendo cómo sistemáticamente está perdiendo fuerza”, subrayó.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s