Comprar una chica, alquilar un auto, o a la inversa… (Dos más de Iván García).


¡Libertad y Vida! Zoé Valdés Publicación Digital

En la Isla de Prostiturevolución Colectiva las putas, o sea las jineteras, hacen ola y cola, ni hablar de los pingueros, el SIDA y otras plagas y enfermedades campean por sus respetos. Aunque, ahora, el nuevo sueño de los cubanos es comprarse un auto y alquilar putas, o a la inversa.

55 años, o sea, más de medio siglo, intentando crear un sistema de control perfecto, puro, inmancillable. Y lo único que han conseguido es todo lo contrario. No hay fracaso más evidente que lo que significa el país hoy en día.

Antes del triunfo de la Porquería Aquella los automóviles llegaban a Cuba y se estrenaban antes que en Estados Unidos. La gente los pedía y compraba por encargo en las agencias, y se los enviaban nuevos de paquete. Me dirán ustedes que, claro, que los compraban los que podían. Bueno, igualito que ahora, sólo que los que pueden…

Ver la entrada original 102 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s