ARGENTINA: CRISTINA I, LA EMPERATRIZ


The Bosch's Blog

Por Pedro Corzo

Cristina al igual que el desaparecido Hugo Chávez y Rafael Correa son gobernantes mediáticos. Gustan del espectáculo, del circo, para que sus partidarios no se percaten de sus depredaciones

Considerando sus propuestas de gobierno, las decisiones tomadas en sus mandato y los resultados de su gestión, es evidente que a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, lo que más le interesa es demostrar que es quien “manda” y que su autoridad es incuestionable.

El autoritarismo de Fernández  se corresponde a los tiempos en los que gobernaron  Catalina la Grande de Rusia,  o las reinas Isabel I y Victoria de Inglaterra,  por solo mencionar tres de las mujeres que a través de la historia dieron muestra de una voluntad de mando que si bien se correspondía a los tiempos de las monarquías absolutas o de las autocracias,  no se corresponde con el siglo XXI.

Cristina enmarca perfectamente en la estirpe de políticos que usan…

Ver la entrada original 665 palabras más

Mi verdad y mis derechos son mi coraza


Los hijos que nadie quiso

Angel Santiesteban en prisión de Lawton La HabanaSentado en la puerta de mi cabaña*, muchas personas me preguntan si vale la pena estar apresado, y, sin lugar a dudas, respondo que sí.

Aquí dentro veo el rostro interno y profundo de una sociedad sumergida en el horror de la sobrevivencia. Además, me permite hacer un estudio sociológico único, es una experiencia excepcional. Visto de esta manera no duele mucho el sufrimiento del encierro. A esto le sumo el aprovechamiento del tiempo volcado en lectura y escritura.

Estoy seguro que –con mi encarcelamiento– el gobierno –y particularmente los hermanos Castro– , son los que más han sido dañados, porque dejaron en evidencia la “credibilidad del cambio” que quieren vender; demostraron cómo pretenden engañar al mundo para obtener financiamiento para la maltrecha economía cubana.

Mi verdad y mis derechos son mi coraza. Y con ellos me siento invencible ante la dictadura; a eso agrego mi ilusión que un día…

Ver la entrada original 266 palabras más