La caravana del terror. Aquí nadie se calla.


Dekaisone

Desde fuera se escucha una orden: traigan el camión y hagan un cordón, rodéenlos. De pronto, me da la impresión que estamos siendo actores de un filme de acción, y nosotros hacemos el papel de padrinos mafiosos muy peligrosos, dispuestos a escapar en cuanto llegue el resto de la mafia a rescatarnos.
Abren la puerta e intentan esposar a Rodiles que se encuentra en el piso; el hombre protesta, pues si lo esposan la única forma de bajarlo es arrastrándolo ya que no se puede ayudar con las manos para pararse. Al fin se percatan de la torpeza y lo dejan bajar, entonces varios uniformados le caen encima para esposarlo, al ver que le quieren lastimar las manos Rodiles se resiste, pero otros más se le agregan al grupo tras la orden de: redúzcanlo a la fuerza. Los esfuerzos de la victima son infructuosos, tiene más de diez uniformados actuando…

Ver la entrada original 2.112 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s